martes, 8 de noviembre de 2016

ARROZ VALENCIANO AL HORNO CON MI TOQUE


Casi he perdido la costumbre de subir cosas al blog, entre otras cosas porque últimamente no he tenido mucho tiempo de cocinar y en las pocas ocasiones en que lo he hecho no lo he podido subir. Esta semana de momento la cosa parece tranquila y me ha permitido hacer algo un poco más elaborado.

Para agilizar el trabajo durante la semana y poder comer legumbres cocí garbanzos en una cantidad aceptable, suficiente para  3 recetas para cuatro personas, el otro día los preparé con chorizo guisados (no hubo tiempo de fotos), el sábado estaba programado arroz, como los invitados no pudieron venir se suspendió y me ha dado la oportunidad de hacer hoy este.

Por cierto para hacerlo he comprado una cazuela de barro de 28 cm, para 4 perfecto.


Para hacer el arroz con garbanzos vamos a necesitar: (para 4 personas)

1 vaso de arroz (de los de nocilla lleno)
2 vasos y medio de caldo de cocido (caldo de pollo, de pollo y jamón)
250 gramos de garbanzos cocidos
1 loncha de panceta fresca
200 gramos de carne de cerdo (puede ser costilla en trocitos, o cabecero de lomo)
4 morcillas pequeñas o 4 trozos de morcilla de cebolla
1 patata
3 tomates
1 cabeza de ajos
Aceite de oliva virgen extra
1 pimiento rojo (opcional)
4 ajetes (opcional)
1 nabo (opcional).
Unas hebras de azafrán


Pelamos la patata y el nabo, lo cortamos en rodajas gruesas, le añadimos un poco de sal y lo doramos en una sartén con aceite, sacamos y reservamos.

Limpiamos los ajetes, los cortamos en trocitos y los doramos ligeramente (cuidado que no se quemen) reservamos. Partimos el pimiento rojo también en trozos y lo doramos, reservamos.

Le quitamos la piel a la panceta y la hacemos trocitos pequeños, troceamos también la carne de cerdo, salamos y doramos bien en el aceite.

Doramos un poco la cabeza de ajos, y por último la morcilla.

Partimos uno de los tomates por la mitad o en cuatro rodajas y las doramos un poco también.

Rallamos los otros dos tomates y los ponemos en la sartén donde hemos sofrito todo, dejamos que se haga bien, y una vez que vuelva a salir el aceite a la superficie pondremos los garbanzos cocidos y bien escurridos, cuando estén bien caliente todo añadimos el vaso de arroz, rehogamos un minuto y pasamos todo a la cazuela de barro.

Pondremos primero en la cazuela el arroz con los garbanzos, luego el pimiento, los ajetes, la carne,colocamos en el centro la cabeza de ajos,  la patata, el nabo y la morcilla.


El horno lo tendremos caliente a unos 200 grados con aire y calor por abajo. En el mortero machacamos un poco las hebras de azafrán, le añadimos un poco del caldo que tenemos caliente, volcamos a la cazuela, ponemos al resto del caldo y llevamos al horno aproximadamente unos 25 minutos, depende un poco de cada horno. Una vez listo sacamos del horno y dejamos reposar un par de minutos y a disfrutar.

 





miércoles, 5 de octubre de 2016

CARRILLERAS DE CERDO IBERICO A LA VAINILLA



 Lamentablemente no puedo dedicar tiempo al blog, dicen que hace más el que quiere... Que el que puede, pero……. Yo no sé de donde arañar tiempo para hacer nuevas recetas, prepararlas y subirlas de una manera digna al blog. Así que cuando tenga alguna cosa interesante intentaré subirla, esto es lo que voy a hacer hoy con las carrilleras.

En el blog ya hay algunas recetas de carrilleras, las de hoy la verdad es que son bastante sencillas, y tienen un toque muy especial con la vainilla. Merece la pena probarlas.


Vamos a necesitar:

8 carrilleras de cerdo (a ser posible ibérico)
1 cebolla grande
1 puerro grande
3 zanahorias
½ vaina de vainilla
Sal, pimienta
Harina
1 vaso de vino blanco (200 ml)
1 vaso de Brandy (200 ml)
Cantidad suficiente de agua para cubrir.
Aceite de oliva virgen extra.



Limpiamos las carrilleras, salpimentamos y pasamos ligeramente por harina. Doramos las carrilleras por los dos lados en aceite de oliva, reservamos.

En eses mismo aceite ponemos a pochar las zanahorias, previamente peladas y cortadas en trozos, la cebolla en juliana y el puerro, añadimos un poco de sal y dejamos pochar lentamente hasta que la cebolla esté transparente.

Pasamos las carrilleras a la olla (yo suelo usar una rápida) añadimos las verduras pochadas, la media vaina de vainilla (la vainilla la abrimos por la mitad y extraemos las semillas, ponemos todo en la verdura), añadimos el vino y el brandy. Ponemos a calentar y flambeamos hasta que se acabe la llama. Cubrimos con agua, cerramos la olla y dejamos cocer hasta que estén tiernas (no pongo tiempo porque depende de la olla de cada uno).

Una vez cocidas y tiernas, sacamos las carrilleras a otra cazuela, quitamos la vaina de vainilla y trituramos la salsa. Personalmente me gusta pasarla por el chino para que quede más fina, la añadimos a las carrilleras y ya tenemos listo nuestro plato.

Podemos servirlas acompañadas de patatas fritas en cuadraditos, arroz blanco, verduras salteadas…..


Espero que os gusten mucho.


miércoles, 3 de agosto de 2016

SUPERTARTA DE PIÑA


 


Después de muchos meses sin poder publicar nada os traigo una receta que hice ayer coriendo para el cumple de mi hijo, se prepara en un momento pero es mejor dejarla de un día para otro para que coja cuerpo y se impregnen vien los sabores.

Hace unos días Patrica subió la Tarta Rivelle, una preciosidad de tarta que me sirvió de inspiración para darle forma a la mia, aunque como podreis comprobar  son dos tartas bien diferentes, la suya es más bonita y sus fotos preciosas. 


Para hacerla vamos a necesitar:

500 ml de nata para montar
Un sobre de gelatina de piña
2 latas grandes de piña en su jugo
3 cucharadas soperas de azúcar
Una copa de ron
1 paquete de sobaos
250 ml de agua (o parte de agua y parte del jugo de la piña)
Cerezas en almíbar (opcional)



Abrimos las latas de piña, las pasamos a un colador y reservamos el jugo, dejamos un poco más de la mitad para bañar los sobaos.
Medimos 250 ml de jugo o agua, ponemos en un cazo y llevamos a ebullición, disolvemos el contenido del sobre de gelatina, dejamos que se enfríe hasta llegar a temperatura ambiente, trituramos 4 rodajas de piña hasta que queden bien finas y mezclamos con la gelatina, reservamos.
Buscamos un molde redondeado (yo usé el cuenco de la báscula de cocina, pude de ser un bol redondo grande o bien se puede hacer en un molde normal que no sea esférico) ponemos un papel film en el molde para que luego sea fácil sacar la tarta. Cubrimos con rodajas de piña y si queremos ponemos en el centro una cereza.

Añadimos al jugo de piña que teníamos reservado la copa de ron, mojamos los sobaos en el jugo y los colocamos de forma ordenada cubriendo las rodajas de piña.

Montamos la nata con el azúcar (no debe quedar demasiado montada, pero tampoco liquida) con una lengua vamos añadiendo la mezcla de gelatina y piña, mezclamos con cuidado para que no se baje la nata, una vez que esté bien mezclada la volcamos sobre los sobaos, alisamos y cubrimos con más sobaos, tapamos con papel film y dejamos en la nevera de un día para otro (si hay mucha prisa se puede poner un par de horas en el congelador, pero no es una tarta helada)


Al día siguiente quitamos el film, damos la vuelta sobre un plato y terminamos de quitar el film que habíamos puesto al principio antes de poner la piña, decoramos con las rodajas de piña y cerezas en almíbar.


martes, 15 de diciembre de 2015

BIZCOCHO DE YOGUR SIN HUEVO


Las alergias están a la orden del día, cada día sabemos de más tipos de alergias, y el problema es muy grande sobre todo cuando afecta a niños.

Es muy complicado hacer una vida normal cuando tienes un niño con algún tipo de alergia, por eso cuando se nos presenta una ocasión en la que podemos ayudar en algo lo hacemos con mucho gusto.

Alex tiene alergia al huevo y a los frutos secos, le gustan nuestros talleres, y a nosotras nos gusta que los niños sean felices, por eso preparamos un taller con galletas sin huevo, con una merienda que pudiesen comer todos sin distinción, es un pequeño esfuerzo que luego se ve recompensado por lo bien que se lo pasan los niños. De esta forma también enseñamos a los demás niños que hay otras realidades, incluir a todos con normalidad debería ser el lema en todos los sentidos.

Este bizcocho formó parte de la merienda de los niños (jijiji, bueno y de los mayores que estábamos en el taller) no sobró nada de nada, eso os dará una idea de qué tal estaba. Es sencillo de hacer y el resultado es bastante bueno, tengo que volverlo a hacer con harina Yolanda para ver que tal queda. Para hacerlo necesitamos:



Ingredientes:

1 yogur griego
1 medida de leche (yo he usado semidesnatada
1/2 medida de aceite de oliva suave o de girasol
2 medidas de azúcar
3 medidas de harina
1/2 sobre de levadura  (he usado marca adpan)
1 cucharilla de azúcar vainillado


Mezclamos la harina con la levadura y tamizamos, reservamos. En un cuenco pondremos el yogur, limpiamos bien con una lengua de cocina, usando la medida del yogur pondremos el resto de ingredientes.

Añadimos la leche, el aceite, el azúcar mezclamos bien con unas varillas, por ultimo añadimos la harina tamizada mezclando para que no se formen grumos.

Engrasamos un molde de unos 20-25 cm, ponemos la masa dentro y llevamos al horno previamente calentado a 180º (calor por arriba y por abajo) durante unos 35 minutos, pinchamos en el centro para ver si está listo.


Dejamos enfriar y una vez frío espolvoreamos con azúcar glas.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails