miércoles, 8 de abril de 2020

ROSQUILLAS DE QUESO Y NARANJA



El otro día subí una receta de rosquillas de anís que estaba muy rica y os comenté que a mí personalmente me gustan más las de naranja, la receta la podéis encontrar en el blog o pinchando aquí, pero como soy un culo inquieto y me gusta ir probando recetas nuevas, en la red he encontrado varias que llevan queso crema en su composición, o queso mascarpone, entre todas ellas me he decidido por estás de Recetas de rechupete y os puedo decir que están de muerte lenta, son muy esponjosas y con un sabor delicioso a naranja, así que os animo a hacerlas, yo he cambiado el queso mascarpone por queso crema tipo philadelphia y la levadura por dos sobres de gasificante (dos sobres dobles, tipo el tigre, o los de Mercadona)



Para hacer las rosquillas vamos a necesitar:

400 gr de harina
1 huevo tamaño L
100 gr de queso tipo philadelphia
2 sobres dobles de gasificante para gaseosas
70 gr de zumo de naranja
50 gr de  aceite de girasol
100 gr de azúcar glas (si no tienes pon azúcar normal)
La ralladura de una naranja grande o de dos pequeñas
Aceite de girasol para freír
Azúcar para rebozar


En un cuenco batimos el huevo con el azúcar hasta que esté espumoso.

Añadimos la ralladura de naranja, el zumo, el queso y el aceite a la mezcla de huevo y azúcar.

Mezclamos la harina con los sobres de gasificante.

Incorporamos la harina y mezclamos bien hasta que todo quede bien integrado.

Tapamos la masa con un paño y dejamos reposar una media hora.

Formamos las rosquillas tomando porciones del mismo tamaño (yo uso una cuchara median de helado), mejor untarse las manos con un poco de aceite porque la masa es algo pegajosa.

 A la hora de hacer las rosquillas tener en cuenta que aumentan de tamaño, no las hagáis excesivamente grandes.

Freír en abundante aceite hasta que estén doradas, pasar por azúcar aún calientes. Esperar a que se enfríen antes de probar.


Nota:

Esta receta es peligrosa porque crea adicción. Vigilar su consumo o cuando llegue el fin del confinamiento tendréis que hacer más grande la puerta.

lunes, 6 de abril de 2020

BUNDT CAKE DE AVELLANAS Y CAFÉ





¿Qué tal lleváis el confinamiento? Nosotros a ratos, a ratos mejor y a ratos mal, porque al trabajar uno de los miembros de la familia…. Pues da un poco de miedo, pero lo vamos llevando lo mejor que podemos.

Mucha lectura y de cuando en cuando alguna cosita de dulce, tampoco mucha cosa porque vamos una vez  a la semana a la compra y es un poquito más complicado tener de todo.

Este bundt cake está sacado de “La repostería de Miguel” un blog estupendo con unas recetas y unas fotos preciosas, puedes ver el original pinchando aquí.


Para hacerlo vamos a necesitar:

180 gr. de harina
2 cucharaditas de levadura en polvo
120 gr. de avellanas tostadas
180 gr. de azúcar moreno
5 Huevos
200 gr. de mantequilla
1 sobre de azúcar vainillado
100 ml. de café
1/2 cucharadita de sal

Glaseado
2-3 cucharadas soperas de leche
120 gr. de azúcar glass
1 cucharada sopera de café soluble


Batimos la mantequilla con el azúcar moreno hasta que esté esponjoso, al menos durante unos 5 minutos, luego vamos añadiendo los huevos uno a uno, batiendo bien para que se integre, ir bajando la mantequilla de las paredes del bol de la batidora para facilitar la labor, no añadir otro huevo hasta que el anterior esté bien mezclado, cuando estén todos bien integrados añadimos el sobre de azúcar vainillado y mezclamos de nuevo.

Trituramos finas las avellanas, pero teniendo cuidado de que no se nos hagan una pasta, las podéis poner una hora en el congelador para facilitar el trabajo.

Mezclamos en un cuenco la harina con las avellanas trituradas, la levadura en polvo y una pizca de sal.

Incorporamos la harina en tres veces a la mezcla de huevos intercalada con el café, empezamos con harina y acabamos con harina. No batir mucho, solo lo justo para que se integre.

Untamos un molde de bundt cake con mantequilla y espolvoreamos con harina, vertemos la mezcla, alisamos y damos unos golpes para que se asiente la masa.

Precalentamos el horno a 170º con calor por arriba y por abaja, horneamos durante 50 minutos o hasta que al pinchar salga limpio.

Horno a 170ºC durante 50 – 55 minutos o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

Dejamos enfriar en el molde  minutos, pasado este tiempo  desmoldamos sobre una rejilla y dejamos que se enfríe por completo antes de ponerle el glaseado.

Para el glaseado disolvemos la cucharada de café en la leche, y vamos añadiendo azúcar glass hasta que tenga la consistencia de una crema. A mi particularmente me gusta un poco espeso, pero eso va a gusto.

Cubrimos el bundt cake con el glaseado, dejamos secar un ratito y listo para comer. Espero que os guste y que haga vuestro confinamiento un poco más agradable.

jueves, 2 de abril de 2020

ROSQUILLAS DE ANÍS





Además de la lectura durante estos días de confinamiento también  seguimos cocinando, aunque lo cierto es que no hay demasiadas ganas, supongo que mucha gente estará aprovechando para hacer un montón de recetas nuevas, yo no, reconozco que mis ganas están bajo mínimos y mi principal distracción es la lectura.

Tengo muchas recetas atrasadas para subir al blog, intentaré ir subiendo alguna cosa, hoy estas rosquillas fritas de anís, sencillas y que seguro gustan a todo el mundo, personalmente me gustan más las “Rosquillas de Naranja”  aunque estas también están bien y casi seguro que tenéis todos ingredientes en casa.



INGREDIENTES:

450 gr aprox de harina
3 huevos tamaño L
100 gr de azúcar
50 ml de leche
50 ml de aceite de oliva suave o girasol
1 sobre de levadura tipo royal
40 ml de anís
40 gr de anís en grano
Ralladura de un limón
Una pizca de sal

Aceite para freír y azúcar y canela para rebozar


Aparta un par de cucharadas de harina, añade al resto la levadura y la pizca de sal, mezcla bien y reserva.

Pon en un bol grande los huevos con el azúcar y bate hasta que esté bien integrado todo, añade el aceite, la leche, el licor de anís, la ralladura de limón y el anís en grano un poco machacado,  mezcla todo bien. Luego añade la harina hasta que quede una masa blanda que no se pegue excesivamente en las manos, si es necesario usa las cucharadas de harina que habíamos reservado.

Deja reposar la masa unos 30 minutos en el frigorífico, luego pesa porciones de unos 30 gr, estira y forma las rosquillas, ves colocando en una bandeja. Mientras vas haciendo las rosquillas pon abundante aceite a calentar. Fríe las rosquillas hasta que estén doradas, pasar por una mezcla de azúcar y canela. Ves colocando en una fuente de servir y en cuanto estén frías puedes empezar a comer.

Espero que os gusten. 


miércoles, 18 de marzo de 2020

TIMBAL DE BACALAO CON GAMBAS GRATINADO






Esta receta surgió por casualidad buscando otra forma distinta de preparar el bacalao para ir añadiendo a la colección existente en el blog. Después de ver diferentes opciones y como no me convencía realmente ninguna, acabé por hacerlo cogiendo ideas de varias sin ser exactamente igual a ninguna de ellas.

Es una receta laboriosa, pero como muchos ahora tenemos tiempo de sobra…. Creo que es muy adecuada, no es difícil y el resultado es de chuparse los dedos, en casa les encantó a todos.

Yo lo preparé con migas de bacalao que era lo que tenía en ese momento en casa y lo que más rápido se podemos desalar.


INGREDIENTES:

3 patatas
1 cebolla grande o dos medianas
2 dientes de ajo
1 kilo de migas de bacalao desaladas
50 gr de pasas (opcional)
12 gambones
1 litro aprox de bechamel
Queso para gratinar.
Sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra.




Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas finas, salamos y doramos ligeramente en una sartén con abundante aceite, lo hacemos en tandas pequeñas para que se doren rápido y no se cuezan, una vez las tengamos todas listas cubrimos la base de una fuente de horno ligeramente aceitada con ellas.

Pelamos las cebollas y las cortamos en trocitos pequeños, la pochamos en una sartén con un poquito de aceite y sal, a fuego lento y hasta que empiece a tomar color, pasamos a un colador para retirar el exceso de aceite, reservamos.

Pelamos los gambones, cortamos las colas en tres trozos, las cabezas las reservamos para hacer una crema de gambas. Pelamos los ajos y los cortamos en trocitos. En una sartén con un poco de aceite ponemos a dorar los ajos teniendo cuidado de que no se quemen, cuando estén dorados añadimos los gambones y los salteamos ligeramente, retiramos de la sartén y reservamos.

Escurrimos bien el bacalao, cortamos en trocitos y en la misma sartén que hemos salteado los gambones ponemos el bacalao y las pasas si es que las usamos,  mejor a fuego fuerte, dejamos que se cocine un poco hasta que pierda gran parte del agua, cuando ya suelte poco agua lo quitamos del fuego.

Escurrimos el bacalao reservando el jugo que suelte. En un cuenco mezclamos el bacalao con la cebolla y los gambones, ponemos en la fuente sobre las patatas.

Preparamos la bechamel como tengáis costumbre y añadimos el jugo que ha soltado el bacalao, cubrimos el bacalao con la bechamel y esta con una capa de queso al gusto.

Cocinamos en el horno aproximadamente una media hora, hasta que burbujee y el queso tenga un bonito color dorado.

Servir caliente y a disfrutar de un bacalao delicioso.

Espero que os guste. Juntos los conseguiremos.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails