sábado, 25 de mayo de 2019

CODILLOS DE CERDO EN SALSA (EN SLOW COOKER)


Creo que casi siempre que había comido codillo de cerdo lo había hecho en Ikea, bueno últimamente también en el cocido porque me gusta añadirle uno. Aún no había dado el paso de cocinarlo en salsa en la olla de cocción lenta.

Como el cocido ya lo hago siempre en esa olla queda siempre muy tierna y jugosa, en salsa el resultado ha sido aún mejor. Además de que te olvidas de ir dando vueltas al guiso por si se quema, pones en la olla y como mucho si quieres a mitad de cocción le das la vuelta, más que nada por asomarte a ver cómo va.

Yo solo hice dos codillos para los cuatro pero es que mi marido casi no come, pero si sois de comer normalito mejor hacer tres codillos.


INGREDIENTES:

2-3 codillos de cerdo frescos
1 cebolla
1 puerro
2 zanahorias
1 vaso de vino blanco
1 hoja de laurel
2 dientes de ajo
Un cucharadita de tomillo
Sal, pimienta
Aceite de oliva


Salpimentamos los codillos, en una sartén con un poco de aceite doramos los codillos por todos los lados. Los ponemos en la olla de cocción lenta.

En ese mismo aceite pondremos a dorar los ajos cortados en trocitos y las zanahorias, pasados un par de minutos pondremos la cebolla y el puerro también cortados en trozos pequeños, añadimos un poco de sal y dejamos pochar hasta que la cebolla empiece a tomar color.

Cuando  tengamos listas las verduras pondremos el vino blanco, el laurel y el tomillo.

Pasamos la salsa a la olla y ponemos a cocinar en alta durante unas 4 horas. Yo no le puse nada de agua porque la olla no la necesita.

Pasadas las cuatro horas (o cuando al pinchar veamos que la carne está en su punto) sacamos a una fuente los codillos, trituramos la salsa y la pasamos por un colador para que quede más fina, si vemos que está un poco espesa añadimos un poco de agua.

Dejamos cocer de nuevo los codillos en la salsa 5 minutos hasta que se vuelvan a calentar.


Servir acompañado de unas buenas patatas asadas.



Image and video hosting by TinyPic

jueves, 23 de mayo de 2019

TARTA DE CREMA PASTELERA Y YEMA TOSTADA


Esta tarta la hicimos para aprovechar un resto de crema pastelera de las galletas matasuegras y el bizcocho de claras de huevo y leche condensada que también hicimos aprovechando las claras de la misma crema.

Al final para rematar preparamos una yema pastelera que ya os hemos subido también la receta.
Para completar la receta un poco de almíbar con un poco de ron.


INGREDIENTES:

Fideos de chocolate.
Azúcar para quemar la yema

Para el almíbar:

250 ml de agua
180 gr de azúcar
1 copita de brandy

Hervir el agua y el azúcar durante un par de minutos, apartar de fuego y añadir el brandy, dejar enfriar completamente antes de usar.

Cortar el bizcocho en dos capas con la lira.


Colocar en una bandeja y calar con el almíbar, rellenar con la crema pastelera, mojar la otra capa del bizcocho y cubrir la crema pastelera, aplicar la yema pastelera por arriba de la tarta y un poco por los lados.


Cubrir la tarta con azúcar y quemar con un soplete o con un quemador de crema.


Aplicar los fideos de chocolate por los lados, retirar el exceso y dejar en frio hasta el momento de comerla.

Image and video hosting by TinyPic

martes, 21 de mayo de 2019

ALBONDIGAS A LA ITALIANA GRATINADAS CON MOZZARELLA


Las albóndigas son un plato muy socorrido y
delicioso, acompañadas de patatas, puré, pasta o arroz constituyen un plato muy completo. Por todo eso siempre andamos buscando nuevas formas de hacerlas.

Para mí lo más pesado es hacer las albóndigas en si, por lo que suelo hacer bastante cantidad, un kilo más o menos de carne, de esta forma hago siempre dos recetas de albóndigas con salsas distintas.

Esta vez hice lo mismo, así que hemos preparado esta receta gratinadas con queso, que son ideales para acompañar con un poco de pasta y otras con una salsa diferente que acompañaremos con un arroz con parmesano.


INGREDIENTES:

250 gr de carne de ternera picada
250 gr de carne de cerdo picada
1 huevo
75 gr de queso parmesano rallado (o algún queso de oveja curado que tengáis en casa)
40 gramos de pan seco sin corteza mojado en leche
Sal, pimienta
½ diente de ajo picadito
Perejil.
Harina para rebozar
Aceite de oliva virgen extra para freír.


PARA LA SALSA:

3 cucharadas de aceite de freír las albóndigas
1 bote de tomate tipo casero (el de Hida es muy bueno, el de la marca Día tampoco está mal)
Albahaca
1 diente de ajo
1 ½ cucharadita de orégano
1 vaso de agua.
Queso mozzarella rallado


Ponemos a remojar el pan con un poco de leche durante 5 minutos, luego escurrimos el exceso y ponemos en un cuenco junto con las carnes, el huevo, sal, pimienta, el diente de ajo cortado en trocitos y el perejil, amasamos bien todo, luego añadimos el queso parmesano rallado o el que estemos usando y volvemos a mezclar bien.


Hacemos bolitas del mismo tamaño (a mí me salen unas 20 unidades) que pasamos ligeramente por harina.

En una sartén pondremos abundante aceite de oliva a calentar, doramos las albóndigas por todos los lados, las reservamos en una cazuela.

Dejamos en la sartén solo unas tres cucharadas de aceite de oliva, en ese aceite doramos el ajo partido en trocitos que teníamos reservado para la salsa.

Añadimos el bote de salsa de tomate, la albahaca y el orégano, rehogamos todo junto un par de minutos, añadimos el agua y cuando rompa a hervir pasamos la salsa a la cazuela de las albóndigas.

Cocinamos a fuego lento durante 20 minutos cuidando               que no se peguen al fondo de la cazuela, una vez listas las pasamos a una fuente apropiada para ir al horno, cubrimos con queso mozzarella (o si os gusta otro podéis ponerlo), colocamos la fuente en el horno y cocinamos con aire y gratinador a 200º hasta que el queso esté bien dorado.

Podéis servir con pasta o con patatas como más o guste.



Image and video hosting by TinyPic

domingo, 19 de mayo de 2019

PASTEL DE MANZANA AL REVÉS



Este pastel es bien sencillo de hacer y como no puede ser de otra forma está de rechupete. Claro que yo no soy muy objetiva porque me encantan todos los pasteles de manzana, bueno casi todos….. porque una vez en una cafetería me pusieron uno que estaba realmente malísimo.

Este tipo de pasteles vienen muy bien cuando se te quedan manzanas en el frutero y nadie tira de ellas. Después de la socorrida macedonia de frutas, el recurso de los pasteles con esas frutas también va muy bien.


Para este pastel vamos a necesitar:

1 molde de 20 cm que no se abra.

Además:

60 gr de mantequilla
75 de azúcar moreno
3 manzanas grandes o 4 pequeñas

Para la masa:

60 gr de mantequilla
100 gr de azúcar
1 cucharadita de pasta de vainilla
1 huevo tamaño L
125 gr de harina
1 ½ cucharadita de levadura tipo royal
Una pizca de sal
70 ml de leche entera.


Calentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo.

Mientras se calienta el horno vamos preparando el pastel.

Primero preparamos el molde encamisando los laterales del mismo con papel de horno.

Mezclamos la mantequilla y el azúcar moreno, extendemos la mezcla por el fondo del molde con una espátula.

Pelamos las manzanas y las hacemos octavos, las colocamos de forma ordenada en el molde.
Para preparar la masa pondremos la mantequilla con el azúcar y la vainilla en la batidora con la pala, batimos a velocidad media hasta que esté algo palida.

Mezclamos la harina con la levadura y la pizca de sal.

Añadimos el huevo a la mezcla de manquilla y batimos hasta que esté bien integrado, bajamos la velocidad y vamos añadiendo la harina intercalada con la leche, empezamos con harina, leche, harina, leche y por ultimo harina.

Si os sobra algún trozo de manzana de cubrir el fondo del molde lo podéis trocear y añadir a la masa. Cubrir las manzanas con la masa y nivelar con la espátula, hornear unos 45 minutos o hasta que al pinchar salga limpio.

Dejar templar 5 minutos y dar la vuelta en un plato. Tener cuidado de no quemaros.

Esperar hasta que al menos esté tibio para hincarle el diente.




Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails