martes, 23 de abril de 2019

ESPARRAGOS CON VINAGRETA DE ARANDANOS Y PISTACHOS



Ha llegado el tiempo de los espárragos de Tudela de Duero, la diferencia entre unos espárragos de lata y unos cocidos por nosotros mismos es abismal, además que tampoco dan tanto trabajo como pueda parecer.

Los espárragos se pelan perfectamente con un pelador de patatas, además como son de gran calidad salen muy tiernos. Los puedes comer fríos, tibios… en recetas calientes, cualquier receta que hagas con ellos será un auténtico éxito.

Para esta vez he preparado una vinagreta muy sencillita que he encontrado en el blog “Con pan y vino”, he añadido solo una pequeña cucharadita de miel, la combinación del espárrago y el arándano queda muy rica, le da un contraste ácido fantástico.



INGREDIENTES:
1 manojo de espárragos blancos de Tudela de Duero (hoy son de Huerta Luis San José)
50  gr de arándanos secos
50 gramos de pistachos
12 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
4 cucharadas de vinagre de buena calidad
Sal, sal maldón
1 cucharadita de miel.


Limpiar los espárragos y cocer en agua con sal durante 15-16 minutos.

Picar los pistachos con el mortero

Cortar en trocitos los arándanos

En un cuenco pondremos el aceite, el vinagre, la cucharada de miel, batimos bien hasta emulsionar, añadimos los pistachos y los arándanos, y un par de cucharadas del agua de cocer los espárragos.

Escurrimos bien los espárragos y los colocamos sobre una bandeja, cubrimos con la vinagreta y un poco de sal maldón.


Yo los he puesto a temperatura ambiente, pero si os gustan tibios también quedan muy bien, mejor que no estén fríos de la nevera.

Image and video hosting by TinyPic

lunes, 22 de abril de 2019

LECHE FRITA CON YEMAS DE HUEVO


Para la segunda versión de la leche frita he tomado prestada la receta del Comidista, que me ha parecido que estaba bien explicada.

Las dos versiones que hemos preparado están buenas y lo cierto es que no sé con cuál de ellas quedarme, creo que dejaré esa decisión para el día en que las quiera volver a hacer.

Para esta versión necesitaremos:

500 ml de leche
La piel de medio limón
Un palo de canela
60 gr de maicena
3 yemas de huevo
60 gr de azúcar
Un poco de harina
Un huevo batido
Aceite para freir
Azúcar y canela para rebozar.

Reservamos un vaso de leche. Ponemos el resto de la leche en un cazo con el palo de canela y la piel de limón. Llevamos a ebullición, apagamos el fuego y dejamos infusionar durante 5 minutos.

Disolvemos la maicena en la leche cuidando que no queden grumos.

Batimos las yemas con el azúcar hasta que estén cremosas, añadimos la leche con la maicena y mezclamos bien.

Colamos la leche para quitar la piel de limón y el palo de canela, volver a ponerla en el cazo, añadir la mezcla de las yemas, cocinar a fuego medio removiendo mientras las crema se espesa hasta que las varillas dejen surco en la mezcla y al levantarlas el pegote no se caiga.

Repartir la mezcla en un molde cuadrado (nos tiene que quedar  una altura de un dedo) engrasado con mantequilla, cubrir con papel film para que no se forme costra, dejar enfriar al menos 5 horas.


Cortar en cuadrados o rombos, pasar por harina y huevo, freír en abundante aceite caliente hasta que estén dorados, sacar a un plato con papel absorbente, pasar por azúcar y canela.




Image and video hosting by TinyPic

domingo, 21 de abril de 2019

HUESILLOS PEÑARANDINOS



En el blog tengo una receta de huesillos pero no tiene nada que ver con la que os voy a poner hoy.

Cuando llegué a Peñaranda empecé a ver eso de los huesillos pero no sabía lo que era, un día entré en la Licorería Trinidad a buscar aguardiente para un cuñado que le gusta mucho hacer licores, nos pusimos a hablar de para qué quería el aguardiente y ella me comentó que lo vendía mucho para los huesillos, así que le pregunté qué cómo se hacían.

En un momento me escribió la receta, pero durante un tiempo estuvo perdida, un tiempo largo de más de 10 años, apareció la semana pasada, jijiji, ese mismo día me puse manos a la obra y los hice para poder conservarla en el blog.

Es una receta sencilla, lo único que hay que cuidar mucho es la temperatura del aceite para que los huesillos se hagan bien por dentro.

Espero que os gusten mucho y os animéis a hacerlos, pero si no es así los podéis venir a comprar a Peñaranda de Bracamonte.




INGREDIENTES:

4 huevos
2 cascarones de aguardiente (200 ml)
1 cascaron de aceite (100 ml)
El jugo de medio limón o naranja
400 gr.de azúcar.
2 sobres de gaseosas o una cucharada de café de levadura tipo royal
Harina (aprox 800 gr)

Pondremos todos los ingredientes en un cuenco grande y mezclamos bien.

Añadimos primero unos 400 gramos de harina y los sobres de gaseosa, amasamos y luego iremos añadiendo harina hasta que la masa esté blandita y manejable para poder formar los huesillos.

Ponemos a calentar el aceite.

Mientras el aceite se calienta vamos preparando los huesillos, para ello tomamos porciones del mismo tamaño (unos 30 gr) y les damos forma de bastón fino.

Vamos poniendo a freír, lo mejor es bajar el fuego una vez que tengamos la sartén llena para que no se doren excesivamente por fuera y queden crudos por dentro.

Una vez listos los sacamos a un plato con papel absorbente para retirar el exceso de aceite.


Cuando estén todos fritos los colocamos en una fuente de servir.




Image and video hosting by TinyPic

sábado, 20 de abril de 2019

LECHE FRITA DE CARVALHO GASTRONOMICO



Creo que solo había hecho leche frita en otra ocasión y debe hacer más de 30 años, lo cierto es que no tenemos costumbre de hacerla, a diferencia de las torrijas que las hacemos cada año en Semana Santa, a veces las hacemos en versiones distintas pero siempre volvemos a hacer las clásicas que son las que nos encantan.

Después de ir buscando por la red la receta de la leche frita hemos visto que existen diferentes versiones, con yemas de huevo, sin yemas, con harina, con maicena…. Total que no sabíamos por cuál de ellas decantarnos y al final hemos preparado dos versiones, una sin yemas de huevo y con un ingrediente curioso, que es la que os traigo hoy y que corresponde al libro de Manuel Vázquez Montalbán: Carvalho Gastronómico “La cocina de la harina y el Cordero”. Un libro muy interesante y que compré en Urueña hace unos años a un precio de saldo y del que ya he sacado varias recetas muy interesantes.

Si me dicen que elija entre la leche frita y las torrijas….. Pues me quedo con las torrijas, pero la leche frita también está muy rica.



INGREDIENTES:

½ Litro de leche
6 cucharadas soperas de azúcar
3 cucharadas de maicena
1 copa de coñac
1 palo de canela
Un poco de piel de limón
2 huevos
Un poco de harina
Aceite para freír
Azúcar y canela para rebozar.

Poner a hervir la leche, de la que se habrá reservado previamente un tazón, con la canela, la piel de limón, el azúcar y el coñac, dejar hervir unos 5 minutos aproximadamente.

En un cuenco disolver la maicena con el tazan de leche reservada, cuidando de que no se hagan grumos, incorporar la leche hirviendo colada.

Batir mucho durante 5 minutos para que la pasta salga muy fina.

Verter en un molde engrasado con mantequilla o cubierto con papel film, tapar y dejar enfriar completamente.


Cortar en cuadrados, pasar por la harina, luego por el huevo batido y freír en abundante aceite hirviendo. Escurrir sobre papel de cocina y rebozar en la azúcar con la canela. Servir bien fría.



Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails