miércoles, 16 de abril de 2014

TARTA FONDANT FROZEN NAHIA



Reconozco que estoy totalmente desconectada de las películas y los dibujos animados de hoy día, voy aprendiendo lo que ven ahora los niños cuando me dicen el tema de la tarta, con esta me ha pasado justamente eso, no tenía ni idea de lo que me estaban diciendo hasta que he buscado en internet, al final para documentarme bien me voy a tener que tragar las películas  o los dibujos animados, aunque la idea de ver a la Peppa pig no es que me llame mucho la atención.

La tarta de hoy debería llevar a la princesa Elsa, pero la verdad es que creo que no estoy preparada para ello, pero seguro que otro día lo intento.


Os cuento como era por dentro la tarta, bizcocho de chocolate con pepitas de chocolate, almíbar de vainilla, relleno de chocolate blanco.







martes, 15 de abril de 2014

ENSALADILLA DE PATATAS Y JUDIAS VERDES CON ATÚN - COMO APROVECHAR UN RESTO DE VERDURA


La verdad es que hice las fotos pero no estaba segura de publicarlo, pero luego he pensado que aunque para muchos pueda parecer una tontería esta entrada también habrá mucha gente a la que le pueda servir un poco de inspiración para usar los restos de otras preparaciones y reconvertirlos en un nuevo plato, sabroso y desde luego muy aparente.

El día que fuimos al encuentro de blogueros mi marido y mi hijo se hicieron unas judías verdes con patatas, les sobraron unas poquitas y al día siguiente pensé en hacer un poco de ensaladilla con ellas y cuatro cosas más que ahora os explico detalladamente, la idea es que si os sobra algún día alguna cosa veáis que se puede reconvertir, luego cada uno que la adapte a sus gustos, a las sobras que tenga y al fondo de nevera – despensa.


Yo he usado:

Judías verdes y patatas cocidas sobrantes (un plato aprox.)
3 huevos cocidos
1 latas de atún
Olivas rellenas
1 pepinillo en vinagre
Un puñado de tápenas (alcaparras)
Anchoas
½ cogollo de lechuga
Mayonesa


En un bol grande machacamos las patatas con un tenedor. Cortamos las judías verdes en trozos pequeños, las pasamos al bol junto con las patatas.

Cortamos en trocitos pequeños unas cuantas olivas rellenas, el pepinillo en vinagre y la lechuga, lo añadimos al bol

Ponemos también un puñado de tápenas, bien escurridas (si no os gustan tan fuertes las podéis pasar primero por un poco de agua)

Pelamos los huevos cocidos y los rallamos en el bol. Añadimos el atún bien escurrido para quitarle el aceite.

Ponemos también una cucharada de mayonesa y un poco de sal, mezclamos bien, rectificamos de sal si es necesario.

Con un aro vamos formando las ensaladillas individuales, para decorar cubrimos con mayonesa, colocamos una aceituna y una anchoa, servimos con unas rosquillas y más anchoas por si alguien quiera añadir alguna.


De esta forma hemos reconvertido un plato de verduras sobrante en una rica ensadilla tipo rusa

lunes, 14 de abril de 2014

AGUJEROS DE DONUTS RELLENOS DE NUTELLA Y FRAMBUESA


Tengo pendientes de hacer los donuts y siempre que veo que alguien los publica pienso que tengo que hacerlos, la ultima vez ha sido cuando los vi publicados en el blog de mi sobrina Eva, por cierto pasar a verlos que le quedaron fabulosos,  si queréis verlos  ESTE es el enlace, pero nunca me decido, el otro día encontré en un blog que siento mucho no recordar, me pasa algunas veces cuando busco cosas en inglés, unas especie de donuts de tamaño pequeño rellenos con una mermelada de cereza, la idea me gustó y le cogí prestada la receta, aunque tuvimos que hacer una adaptación porque con la harina que ponía no salía ni de coña

Para estas cosas hace falta algo de paciencia para esperar el tiempo suficiente con los levados, que es lo más importante, bueno junto con un buen amasado.

Como es una masa muy pegajosa os recomiendo que lo hagáis con una maquina, cuanto más amaseis mejor. Para el relleno podéis poner lo que más os guste yo he optado por poner unos rellenos de Nutella (bueno crema de avellanas del Lidl, que es sorprendentemente muy buena) y mermelada casera de frambuesa.


Para hacerlos vamos a necesitar:

240 ml de leche
1 cucharada de levadura seca de panadería
3 cucharadas soperas de azúcar moreno
3 cucharadas soperas de manteca de cerdo
340 gramos de harina (de los cuales pondremos 100 gramos de fuerza)
1 cucharadita de sal
Aceite de girasol para freir
Azúcar glas para rebozar
Mermelada, Nutella para el relleno


Calentar la leche hasta que este tibia, añadir la levadura y mezclar bien, dejar reposar unos 3 minutos, luego añadir la manteca de cerdo previamente derretida y el azúcar, volver a mezclar bien.

Ponemos la harina en la amasadora y añadimos la mezcla de leche y la sal, amasamos bien durante unos 10 minutos, dejamos reposar la masa en un recipiente engrasado hasta que doble su volumen (tapar con un paño húmedo), una vez haya doblado su volumen, volvemos a amasar unos minutos, dejamos reposar un minutos y estiramos la masa a un centímetro aproximadamente, con un cortador de unos 5 cm de diámetro vamos haciendo los agujeros de los donuts, pasamos a una superficie enharinada y dejamos reposar de nuevo hasta que vuelvan a duplicar su volumen.

Ponemos abundante aceite en la sartén y vamos friendo los donuts hasta que queden dorados por todos los lados, hay que tener cuidado de que el aceite esté caliente pero no en exceso porque se quedarían crudos por dentro, una vez dorados sacamos a un plato con papel absorbente.


Pasados unos minutos y antes de que se enfríen por completo pasamos a rellenarlos con una manga pastelera con una boquilla lisa de relleno (son largas y finas), dejamos enfriar del todo antes de cubrir con azúcar glas.



 
 

domingo, 13 de abril de 2014

OSSOBUCO A LA MILANESA


Debía hacer mil años que no preparaba el ossobuco, creo que desde que vivo en la provincia de Salamanca no lo había hecho y hace unos días mi marido me comentó que había visto en la carnicería unos con una pinta fabulosa, así que después de años de no prepararlos  los hemos vuelvo a hacer.

El problema para hacer el ossobuco es tener una cazuela con la base bastante grande para poder ponerlos unos al lado del otro y que no se rompan al cocer, también tener paciencia y cocinarlos a fuego lento hasta que estén tiernos porque quedan mejor que cuando se hacen en la olla rápida (yo tiré de olla porque no me dio tiempo a hacerlos de otra forma).

Es un plato bastante sencillo de hacer, pero para que quede bien hay que ponerse con ello bien tempranito para poder dejarlo cocer a fuego bien lento hasta que la carne quede tierna.



Vamos a necesitar:

4 trozos de ossobuco
1 cucharada de mantequilla
3 cucharadas de aceite
Harina
Cebolla
2 zanahorias
1 rama de apio
3 cucharadas de tomate concentrado (en mercadona ya lo tienen)
1 limón
Sal
Pimienta
1 vaso de vino blanco
500 ml de caldo de carne o de ave


Lo primero que haremos es dar unos cortes a la carne en los bordes para evitar que se encoja al freír, salpimentamos y pasamos por harina, retiramos el exceso.

En una cazuela amplia ponemos la mantequilla con el aceite, una vez que esté caliente doramos la carne por los dos lados, retiramos y reservamos.

Limpiamos las zanahorias, la cebolla y el apio, lo troceamos todo pequeño y los ponemos en la cazuela para que se poche lentamente, cuando la cebolla empiece a tener color dorado volvemos a poner los trozos de ossobuco dentro.

Ponemos el vino blanco dejamos cocer hasta que se evapore todo el vino, luego añadimos el concentrado de tomate y el caldo, tapamos la cacerola y dejamos cocinar a fuego lento hasta que la carne esté tierna, podemos ir dando la vuelta a la carne cada rato, vigilamos que no se nos quede seco y no se enganche a la cazuela, también hay que intentar que no se rompan los trozos.


Una vez que tengamos la carne lista, rallamos la piel del limón y la añadimos a la cazuela junto con un buen puñado de perejil picado, dejamos unos 10-15 minutos que todo tome el sabor y servimos acompañado de un arroz blanco.


 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails