lunes, 20 de enero de 2020

GALLETAS DE CHOCOLATE TIPO BROWNIE

  

Yo no soy mucho de galletas de chocolate, las prefiero con frutas o una sencilla galleta de mantequilla, pero a mi pequeño vecino Jorge no le gustan las que tiene frutas, le gustaban mucho las que hacíamos decoradas con fondant, pero desde que me rompí el tendón del dedo he dejado de trabajar el fondant. Jorge desde entonces siempre me pregunta que cuando voy a hacer galletas y como las que tenía hechas no le gustaban pensé en hacerle unas de chocolate.

Su cara de felicidad al ver las galletas compensa todo el trabajo que dan al hacerlas, que poquito cuesta hacerlos felices.


INGREDIENTES:

150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
100 gr de queso crema tipo philadelphia
150 gr de azúcar moreno
1 cucharadita de esencia de vainilla o un sobre de azúcar vainillado
200 gr de cobertura de chocolate (55% mínimo de cacao)
1 huevo tamaño L
350 gr de harina
½ cucharadita de sal
100 gr de cobertura de chocolate con leche (yo he usado chocolate con leche normal)
(opcional: almendras en trocitos)

Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo

Batimos la mantequilla y el queso crema hasta que estén bien integrados, luego añadimos el azúcar y volvemos a batir hasta que esté bien incorporada.

Derretimos el chocolate en el microondas, para hacerlo lo partimos en trocitos pequeños, dejamos enfriar un poquito y volcamos en la mezcla de mantequilla, añadimos también el huevo y lo mezclamos bien.

Ponemos la harina y la pizca de sal y batimos hasta que se integre, por ultimo pondremos el chocolate con leche partido en trocitos pequeños.

Dejar enfriar en la nevera la masa durante una hora aproximadamente.

Hacer bolitas del mismo tamaño con la masa (nosotras usamos una cuchara de helado pequeña), aplastar un poquito las bolas y hornear unos 12 minutos, dejar enfriar en la bandeja y luego pasar a una rejilla.

Conservar en una lata.





viernes, 17 de enero de 2020

CAMEMBERT CON MEMBRILLO Y NUECES EN HOJALDRE

 


El camembert  se presta muy bien a hacerlo horneado, es un aperitivo que queda muy rico si es que sois queseros, en casa somos muy queseros, nos gustan todos los tipos de quesos y siempre estamos pensando formas diferentes de comerlos.

Suelen ser recetas muy sencillas pero que quedan muy ricas, ya tenéis en el blog otras formas de prepararlo.


Para esta vamos a necesitar:

Un queso camembert
Dos rodajas de membrillo finas del tamaño del queso
Unas doce nueces
Una lámina de hojaldre
Un huevo para pintar el hojaldre


Extenderemos la lámina de hojaldre, colocamos en el centro una rodaja de membrillo y la mitad de las nueces cortadas en trocitos, encima el queso y sobre el queso la otra lamina de membrillo y el resto de las nueces.

Cerramos el hojaldre llevando las puntas al centro, podéis quitar las 4 puntas para hacer algún detalle (en mi caso estrellas), pintar con el huevo batido y cocer en el horno a 200º con calor por arriba y por abajo durante unos 25 minutos hasta que el hojaldre esté bien doradito.

Servir antes de que se enfríe por completo para que el queso esté derretido



miércoles, 15 de enero de 2020

BUNDT CAKE DE TURRON




Una vez acabada la navidad pueden quedar por casa turrones que nadie se ha comido, en casa nos comemos primero los que compramos en la pastelería, luego unos de la marca Vicens que me envía mi hermana Loli y si queda algo o es porque es muy atrevido como el Turrón picante   de este año, pero que al final caerá o bien porque a alguien de la casa le han dado un lote navideño, eso es lo que ha pasado este año, del lote de Alba tenia turrón de Jijona y de Alicante (con este último tengo que pensar qué hacer) con este bundt cake hemos usado el de Jijona.
Dicen los catadores oficiales que estaba muy rico, así que os lo explico por si queréis dar salida a vuestros turrones.


INGREDIENTES:

300 gr de harina
160 gr de mantequilla a temperatura ambiente
220 gr de turrón de Jijona
160 gr de azúcar
4 huevos
2 yogures naturales
2 cucharadas soperas de miel
1 cucharadita de café de levadura tipo royal
1 cucharadita de café de bicarbonato
Una pizca de sal



Precalentar el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Untar con mantequilla un molde de tipo corona alto (de los de bundt cake) añadir un par de cucharadas de harina y distribuir bien por el molde, quitar el exceso, reservar.

Mezclar la harina con el bicarbonato y la levadura en polvo, añadir la pizca de sal, reservar.

Batir la mantequilla con el azúcar y la miel hasta que esté cremosa y blanquecina.

Añadir los huevos de uno en uno.

Desmenuzar con un tenedor el turrón,  pueden quedar trocitos, añadir a la mezcla de mantequilla y huevos, mezclar bien.

Ir añadiendo a la mezcla de huevos la harina en tres veces, intercalando los yogures, una parte de harina, un yogur, otra parte de harina, el otro yogur y el resto de la harina. Batir lo justo para que se integre.

Verter la masa en el molde, nivelarlo, cocer en el horno durante unos 50 minutos o hasta que al pinchar salga limpio.

Dejar enfriar unos 10 minutos en el molde y luego dar la vuelta en una rejilla, esperar a que esté totalmente frío para comerlo.





lunes, 13 de enero de 2020

PASTEL DE ARROZ Y ESPINACAS AL PARMESANO


   


Ya os he explicado alguna vez que cuando preparo arroz blanco para acompañar alguna carne siempre fallo en los cálculos y al final sobra bastante, de este fallo casi siempre sale algún plato diferente con el que aprovecho este arroz, ensaladas, arancinis, etc (veré de preparar una recopilación de platos de aprovechamiento que siempre son muy interesantes).

Para el pastel de hoy he estado visitando por la red diferentes propuestas y al final he preparado similar y distinto al mismo tiempo. Lo cierto es que el resultado ha gustado mucho, incluso a los que no les gustan las espinacas, a mi particularmente me encantan (las de bolsa no, y las congeladas tampoco).

Si os pasa como a mí que os sobra arroz blanco cocido, esta es una buena opción para usarlo, si no os sobra podéis cocerlo para la receta.


Vamos a necesitar:

 2 manojos de espinacas
400 gr de arroz cocido (el mío era basmati)
4 huevos
1 brick de 200 ml de nata de cocina
50 gr de parmesano (si es posible recién rallado)
100 gr de queso para gratinar
1 cebolla (si es posible fresca y grandecita)
2 zanahorias
2 dientes de ajo
Mantequilla para untar el molde
Dos cucharadas de pan rallado para el molde.
Sal, pimienta, nuez moscada.
4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.


Lo primero que haremos es limpiar las espinacas, las cortamos en trozos y las lavamos en agua varias veces para eliminar la tierra que tengan, dejamos escurrir en un colador, reservamos.

Pelamos las zanahorias y las cortamos en trocitos pequeños, ponemos en una sartén el aceite de oliva y añadimos las zanahorias, dejamos que se empiecen a pochar tapadas.

Partimos los ajos en trocitos pequeños, hacemos lo mismo con la cebolla, añadimos primero el ajo a la sartén, damos unas vueltas, luego ponemos la cebolla y dejamos pochar todo junto con un poco de sal hasta que la cebolla empiece a tomar color, a fuego medio bajo.

Una vez que la cebolla tenga color dorado la sacamos de la sartén, escurrimos el aceite, volvemos a poner el aceite en la sartén, ponemos las espinacas y cocinamos hasta que no suelten agua.

Mezclamos en un cuenco grande las espinacas con la mezcla de cebolla y zanahoria, añadimos el arroz y dejamos templar.

En otro cuenco batimos los huevos con un poco de sal, pimienta y una pizca de nuez moscada, añadimos la nata de cocina, mezclamos bien, luego ponemos el queso parmesano y volvemos a mezclar. Añadimos esta mezcla a la de espinacas y arroz, movemos hasta que quede integrado.

Untamos un molde redondo con mantequilla, una vez que esté bien distribuida añadimos un par de cucharadas de pan rallado de forma que cubra todo el molde.

Vertemos la mezcla del pastel, alisamos la superficie y cubrimos con el queso de gratinar. Llevamos al horno previamente calentado a 180º con calor por arriba y por abajo durante unos 30-35 minutos hasta que el pastel esté cuajado y el queso este tostadito, si  pasado este tiempo el queso no está bien dorado pondremos unos minutos el gratinador.

Servir caliente, aunque yo lo comí por la noche también frio y estaba igual de rico. Espero que os guste.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails