viernes, 23 de julio de 2021

ENSALADA DE JUDIAS VERDES, TOMATES CHERRY Y ANCHOAS


En verano apetecen mucho las ensaladas fresquitas y refrescantes, dejamos los platos de cuchara para cuando llegue el frio.

Esta ensalada es el resultado de aprovechar un exceso de judías verdes cocidas con patatas, pero si no tenéis judías verdes cocidas sobrantes las cocéis para hacerla, se pueden suprimir las patatas, pero yo creo que completan bastante el plato, si queréis controlar las calorías podéis suprimir el pan ese día del menú.


Para hacerla vamos a necesitar:

600 gr de judías verdes

2 patatas

Tomates cherry al gusto

1 cebolla tierna

20 filetes de anchoa

Una bolsa de ensalada variada

4 huevos cocidos

 

Para el aliño:

75 ml de aceite de oliva virgen extra

30 ml de vinagre de manzana

1 cucharada sopera de miel

1 cucharada de mostaza

Una pizca de eneldo



Lava las judías verdes y córtalas en trozos largos, luego corta esos trozos longitudinalmente, cuece en agua hirviendo con sal hasta que estén al punto que os gusten, enfría rápidamente y reserva. Lava las patatas y las cueces en agua hirviendo con sal hasta que estén tiernas, deja enfriar, pela y corta en trozos pequeños.

En un cuenco las judías verdes y las patatas, los tomates cherry en trozos o en mitades, la cebolla tierna cortada en juliana, prepara el aliño con los ingredientes indicados en la receta, añádelo al cuenco y mezcla todo bien.

Reparte en los platos (4) un poco de ensalada variada, reparte la de judías verdes, coloca los huevos cocidos pelados y cortados por la mitad, sobre la ensalada de judías verdes pon las anchoas, y listo para servir.








lunes, 19 de julio de 2021

PASTA FRESCA CON ESPARRAGOS TRIGUEROS DE HUETOR TAJAR, GAMBAS Y BACON




La pasta fresca es una de las preferidas en casa, si puede ser casera mejor, pero en todo caso preferimos la fresca a la seca aunque sea comprada, si a esto le añadimos unos espárragos trigueros tan especiales como los de Huetor Tajar tendremos un plato de 10.


Al igual que el año pasado este año también se han puesto en contacto con nosotras el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida  del Espárrago de Huetor Tajar para participar en la difusión de sus maravillosos espárragos trigueros, aunque últimamente tengo el blog bastante abandonado… no me podía negar ya que los espárragos son una auténtica maravilla, si tenéis la más mínima oportunidad no dejéis de probarlos porque os aseguro que no tienen nada que ver con lo que se encuentra normalmente en los supermercados.

Creo que el año pasado ya expliqué que es un esparrago con un toque totalmente silvestre, un pequeño amargor que le da un sabor muy característico y que a mí me recuerda a los que recogía en el monte de joven.

El año pasado os subí un par de recetas preparadas con estos maravillosos espárragos de Huetor Tajar, una bien sencilla de Espárragos al horno y unas deliciosas Croquetas de espárragos y jamón, para este año he preparado una pasta fresca tipo Alfredo pero con estos fabulosos espárragos como protagonistas. Para la receta vamos a necesitar:


1 Manojo de espárragos de Huetor Tajar

2 paquetes de pasta fresca tipo tallarines

16 colas de gambones

100 gr de bacon

1 diente de ajo

1 cebolla

1 brick de nata de cocina

50 gr de queso parmesano rallado

Sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra.


Partir los espárragos con la mano en trocitos pequeños, desechar las partes duras, reservar.

En una sartén con un poco de aceite (o en un wok) dorar las colas de las gambas salpimentadas, retirar y reservar.

En ese mismo aceite dorar el ajo en trocitos pequeños, añadir los espárragos y dejar cocinar a fuego medio unos 10 minutos, pasado este tiempo pondremos la cebolla cortada bien pequeña, una vez la cebolla esté transparente añadiremos el bacon cortado en tiras finas, salteamos un poco, añadimos el brick de nata de cocina, la mitad del queso parmesano (el resto lo dejamos para que cada uno se lo sirva a su gusto) y las gambas que habíamos reservado, cocinamos un minuto y reservamos.

Cocemos la pasta durante el tiempo indicado por el fabricante, escurrimos y la añadimos a la salsa, rectificamos de sal y pimienta si es necesario, servimos inmediatamente.

Espero que os guste la receta y contribuir con ella a que se conozcan un poco más los productos de nuestro gran país.

Por cierto a qué es chula la taza que venía de regalo con los espárragos? Mil gracias al Consejo Regulador por acordarse de este humilde blog para la difusión de su gran producto.










viernes, 19 de febrero de 2021

JAMONCITOS DE POLLO CON BOLETUS


Esta receta es una forma sencilla y sabrosa de comer pollo, el pollo es una carne muy saludable y económica y aunque en este caso lleve unos boletus (congelados claro) no va a resultar muy cara ni tampoco difícil.

Puede ser un plato excelente para un domingo, lo podemos preparar con antelación y calentarlo ese día.

Lo hemos acompañado de unas patatas asadas en la freidora de aire que han quedado muy ricas también.

Para hacerlo vamos a necesitar:

12 jamoncitos de pollo

2 dientes de ajo

1 cebolla

250 gr de boletus congelados

1 vaso de vino blanco

1 ramita de romero fresco

1 cucharada soperas de maicena

Sal, pimienta negra

Aceite de oliva virgen extra

 

Salpimentamos los jamoncitos de pollo,  ponemos aceite de oliva en la sartén a calentar,  digamos los jamoncitos,  retiramos y reservamos.

Dejamos un poco de aceite en la sartén, partimos los ajos en trocitos, hacemos lo mismo con la cebolla,  pochamos ambas cosas hasta que la cebolla empiece a tomar color, en ese punto añadimos los boletus,  salteamos hasta que pierdan el agua.

Cubrimos con el vino blanco,  dejamos reducir a la mitad, colocamos los muslitos junto con la salsa en una cacerola, colocamos la ramita de romero,  añadimos agua hasta cubrir y dejamos cocer a fuego lento hasta que estén tiernos, ligar la salsa con una cucharada de maicena,  servir caliente acompañados por unas patatas asadas o fritas.

Espero que os guste y nos vemos en la próxima receta Curiosos


miércoles, 17 de febrero de 2021

SOPA DE VERDURAS CON BOK CHOY



Nos gusta probar cosas diferentes y una de nuestras sopas preferidas es la sopa agripicante china, las primeras veces que la probamos fue en un restaurante chino en la playa de Castelldefels hace un montón de años, luego en un libro de recetas chinas venia una versión de esa sopa que con el tiempo he ido haciendo un poco a mi manera.  Esta sopa de hoy no lleva nada de carne, en realidad se hace con caldo de verduras, pero yo en esta ocasión la he preparado con un caldo de huesos, se le puede añadir tofu (pero en casa no nos gusta) también fideos tipo ramen, pero así ya queda muy rica. Es una sopa con mucho sabor, y si la preparáis con un caldo de verduras es apta para vegetarianos.

Para hacerla vamos a necesitar:

2 cucharadas de aceite de girasol,

2 cucharadas de aceite de sésamo

2 dientes de ajo

1 trozo de jengibre de unos 3 cm

1 cebolla

2 litros de caldo de verduras o de huesos

2 cucharadas de salsa de soja

6 shitake secos

1 cucharada de miso blanco

3 bok choy

3 zanahorias

Setas frescas variadas


Para glasear las verduras (2 cucharada de miso blanco, 2 cucharada de miel, 2 cucharada de salsa de soja, 2 cucharada de vinagre de arroz y 2 de aceite de sésamo)

Poner los shiitake secos a remojar en agua tibia, si es posible el día anterior, si no hacerlo unas horas antes.

Pon en una olla el aceite de girasol y el de sésamo, pela el jengibre y los dientes de ajo, parte los ajos en trocitos y el jengibre en rodajas, pela la cebolla y córtala en juliana. Dora las tres cosas en la olla con el aceite hasta que la cebolla empiece  a tomar color.

Añade a la olla el caldo de remojar las setas y el caldo que teníamos preparado (de verduras o de huesos) pon también las setas cortadas en tiras finas, dos cucharadas de salsa de soja, deja cocer a fuego medio al menos una hora.

Mientras se hace el caldo prepara las verduras. Pela la zanahorias y córtalas en rodajas no muy gruesas, corta el bok choy por la mitad, limpia las setas que uses, si son grandes corta en rodajas. Mezcla los ingredientes del glaseado.

En una sartén pon un poco de aceite a calentar, unta con el glaseado el bok choy, dora en la sartén por los dos lados untando con más glaseado cada vez que les des la vuelta, retira y reserva. En esa misma sartén añade una cucharada de aceite y saltea las setas, reserva. Mezcla las zanahorias con el glaseado y cocina en el horno una media hora.

Pasado este tiempo prueba el caldo y rectifica de soja y de aceite de sésamo a tu gusto, añade una cucharada sopera de miso blanco y las verduras que teníamos reservadas, deja cocer unos 10 minutos todo junto. Sirve bien caliente sola o con fideos de ramen.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails