viernes, 22 de febrero de 2019

BACALAO CON PASAS Y PIÑONES

 

Me encanta el bacalao, por eso en el blog hay tantas recetas diferentes, y cuando veo otra nueva al momento pienso en hacerla.

Esta concretamente la encontré en la revista de Navidad de Día, la he adaptado a mi gusto personal, pero solo un poquito. Seguro que os gusta mucho.



Para hacerla vamos a necesitar:
600 gr de bacalao
1 cebolla
3 tomates
4 dientes de ajo
Perejil
50 gr de piñones
50 gr de pasas
1 vaso de vino blanco
2 vasos de caldo de pescado (yo con espinas y pieles de bacalao)
2 rebanadas de pan
1 puñado de almendras
Aceite de oliva
Sal



Preparamos el caldo con las espinas y los recortes del bacalao. El bacalao lo tendremos a remojo 48 horas cambiando el agua 3 veces.

Lo limpiamos bien, procurando que no queden espinas, lo cortamos en trozos medianos y lo pasamos por harina. Doramos los trozos de bacalao en una sartén con un poco de aceite de oliva.

En el mismo aceite doramos los piñones, los reservamos. Luego hacemos lo mismo con el pan, dos dientes de ajo en trozos, y las almendras. Ponemos todo esto en el mortero con un poco de perejil (los piñones no), reservamos.



En la misma sartén dora los otros dos ajos cortados en trocitos pequeños, cuando estén listos añades la cebolla en trocitos y una pizca de sal, deja pochar hasta que empiece a tomar color, en este punto añade los tomates pelados y cortados en trocitos, deja que se hagan hasta que vuelva a aparecer el aceite, añade el vino blanco y deja reducir un poco.

Pasa el sofrito a una cazuela, añade el bacalao, los piñones y las pasas, también el cado de pescado, deja cocer unos minutos, luego añade el picado del mortero, cuece  5 minutos, rectifica de sal, sirve caliente acompañado de arroz.





Image and video hosting by TinyPic

jueves, 21 de febrero de 2019

GALLETAS TIPO NAPOLITANAS



Confieso que le tenía muchas ganas a esta receta, la podéis encontrar en infinidad de blogs de cocina, por supuesto en Webos fritos por poner uno de los muchos que hay, también en “Cocina con Marisa” y así podría seguir…..

La verdad es que merece la pena hacerlas porque están buenísimas y básicamente la única dificultad que tienen es estirar la masa bien fina y cortarlas.

Para cortarlas podéis emplear un cortador rectangular, tirar de regla, o con un rodillo para cortar tiras, también se pueden hacer con cualquier cortador que os guste aunque no sea la forma tradicional de estas galletas.

Vamos a necesitar también unas tablillas para niveladoras para que al estirar la masa nos quede igual por todos los lados, las podéis encontrar aquí.


INGREDIENTES:
100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
100 gr de azúcar
1 huevo L
2 cucharaditas de canela en polvo
250 gr de harina
6 gr de levadura tipo Royal

Para cubrir las galletas, 4 cucharadas soperas de azúcar y dos cucharaditas de canela en polvo.


Nosotras las hemos cortado a 10 x 4 cm

Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo.

Batimos la mantequilla con el azúcar durante 5 minutos, luego añadimos el huevo y lo dejamos batir un par de minutos más. Mezclamos la harina con la levadura y la canela, la añadimos a la mezcla de mantequilla y mezclamos hasta que se integre, no es conveniente amasar mucho solo mezclar.


Dejar reposar la masa en la nevera envuelta en film durante unos 30 minutos.

Dividir la masa en dos y estirar con las reglas niveladoras lo más fina posible entre papel film (nosotras una vez estirada la dejamos 10 minutos en el congelador para que sea más fácil cortar), cortar en rectángulos de 10 x 4, pasar a una bandeja con papel de horno.



Espolvorear bien con la mezcla de azúcar y canela. Cocer en el horno durante unos 12 minutos aproximadamente, dependerá de tu horno y del grosor de las galletas.


Deja enfriar un poco en la bandeja y luego pasa a una rejilla para que se enfríen completamente.



Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 20 de febrero de 2019

LENTEJAS CON COSTILLA DE CERDO AL TOMILLO





Comer lentejas una vez a la semana está muy bien, pero hacerlo siempre de la misma forma llega  a aburrir, así que hay que ir buscando nuevas formas que las hagan atractivas. Las de hoy no llevan chorizo, ni exceso de grasas y tienen un pequeño toque picante que las hace muy diferentes.

Si también estáis cansados de comerlas siempre con chorizo esta es una buena opción de cambio.

Las he cocinado en mi slow cooker, porque aunque las primeras que hice no me gustaron nada, ya le he cogido el punto y quedan realmente fabulosas, la carne queda perfecta, las lentejas y las patatas quedan en su punto y sin destrozarse.


INGREDIENTES:

500 gr de costilla de cerdo en trozos medianos
350 gr de lentejas (yo las pongo a remojo el día anterior)
1 cebolla
2 tomates
2 zanahorias
½ pimiento rojo
Aceite de oliva virgen extra
50 gr de jamón en trocitos
1 patata grande
Sal, pimienta
Un poco de tomillo (1/2 cucharadita de café)
½ cucharadita de cominos molidos
Un poco de nuez moscada
1 cucharadita de postre de pimentón dulce y otra de picante



Poner en una sartén un poquito de aceite, salpimentar las costillas en trozos y dorar por todos los lados, reservar.

En ese mismo aceite pondremos los ajos fileteados, las zanahorias peladas y cortadas en rodajas, y el pimiento cortado en cuadraditos. Dejar que se poche todo un poco, después añadiremos la cebolla cortada en trocitos, cuando la cebolla esté transparente añadimos los tomates rallados y cuando ya esté todo bien cocinado, es decir que el tomate ya no suelte agua, añadimos el jamón y los pimentones.

Colocamos en la olla las lentejas, yo después del remojo me gusta lavarlas en un colador, añadimos la costilla, la patata pelada cortada en trocitos, el sofrito y las especias, cominos, nuez moscada y pimentón.

Cubrimos con agua las lentejas, más o menos un dedo y medio por encima, ponemos la olla en alta y cocinamos aproximadamente unas 4 horas. A las 3 horas probamos el punto de cocción y rectificamos de sal.

Servir calientes.




Nota. El pimentón picante es opcional, si no os gusta no le pongáis.
Image and video hosting by TinyPic

martes, 19 de febrero de 2019

PASTEL DE JENGIBRE FRESCO DE DAVID LEBOVITZ



Este pastel de jengibre es muy jugoso, muy fácil de hacer y no vais a necesitar más que una báscula de cocina, unos cuencos y un molde.

Dos consideraciones a tener en cuenta, una es que es mejor usar un molde en el que podamos poner papel en la base, ya que al ser tan húmedo se suele pegar y la más importante ¿Os gusta mucho el Jengibre? Porque es un pastel con una gran cantidad de jengibre fresco, es potente así que no lo hagas si no te gusta el jengibre.

He encontrado la receta en la página de recetas del New York Times y según ellos lo puedes difrutar con una taza de té caliente o con un bourbon (o ambas cosas), yo lo he disfrutado sin nada y me ha encantado, claro que a mí me encanta el jengibre.




Vamos a necesitar:

315 gr de melaza suave (yo he usado karo ligth corn syrup)
200 gr de azúcar moreno
200 gr de aceite de girasol
150 gr de harina integral de espelta
165 gr de harina
1 cucharadita de canela
½ cucharadita de clavo molido
½ cucharadita de pimienta de Jamaica
2  cucharaditas de bicarbonado de sodio
Un trozo de 100 gr de jengibre fresco
2 huevos tamaño L
250 ml de agua.



Calentamos el horno a 175º con calor por arriba y por abajo.

Pelamos el jengibre, lo cortamos primero en rodajitas y luego en trocitos pequeños, reservamos.
Mezclamos la melaza, el azúcar y el aceite.

Mezclamos las harinas con la canela, el clavo y la pimienta en otro cuenco, tamizamos.

Ponemos en un cazo el agua a hervir, cuando hierva añadimos el bicarbonato, vertemos esta agua en la mezcla de melaza, añadimos también el jengibre y mezclamos bien.

Poco a poco vamos añadiendo la harina a la masa, cuando esté toda incorporada añadimos los huevos ligeramente batidos y volvemos a mezclar bien.

Pasamos la mezcla a un molde de unos 25 cm con papel abajo y engrasado por los lado. Cocemos durante unos 40 minutos hasta que al pinchar salga limpio. Dejamos enfriar en el molde unos 30 minutos o hasta que esté frío del todo ya que el pastel es muy jugoso y se puede romper.

Una vez frío desmoldar en un plato







Image and video hosting by TinyPic

lunes, 18 de febrero de 2019

MUSLOS DE POLLO AL BRANDY CON ROMERO





Encontré esta receta en la revista de Día especial navidad, ellos la habían preparado solo con muslitos de pollo pero nosotras lo hemos hecho con muslos y contra muslos.

Otra diferencia es que yo la cocción la he hecho en la olla de cocción lenta, slow cooker. Es una receta muy sencilla, tanto si usáis slow cooker u olla tradicional.


INGREDIENTES:

4 muslos y contra muslos de pollo
1 vaso de brandy
1 vaso de caldo de pollo
3 cebollas medianas
7 dientes de ajo
Romero fresco
Aceite de oliva virgen extra
Una cucharadita de azúcar.
Sal, pimienta.



Separamos los muslos de los contra muslos, salpimentamos. Doramos todo en una sartén con un poco de aceite, una vez dorados los reservamos en un plato.

En ese mismo aceite a fuego bajo doramos primero los ajos sin pelar, añadimos la cebolla cortada en juliana con un poco de sal, dejamos pochar  tapada hasta que la cebolla empiece a tomar color. Añadimos el brandy y flambeamos.

Pasamos la cebolla y sus jugos al fondo de la slow cooker, colocamos encima el pollo, añadimos el caldo de pollo y la cucharadita de azúcar, ponemos también el romero fresco en trocitos por arriba. Dejamos cocinar unas 3 horas en alta.




METODO TRADICIONAL.
Pasamos la cebolla y sus jugos a una cazuela, añadimos el pollo, el azúcar y el caldo de pollo dejamos cocer a fuego lento unos 15 minutos. Luego añadimos el romero fresco y dejamos cocinar otros 15 minutos más.


Puedes dorar una vez cocinado el pollo poniéndolo en el horno con el gratinador unos minutos.






Image and video hosting by TinyPic

domingo, 17 de febrero de 2019

GALLETAS DE FRUTAS CONFITADAS CON NUECES Y ALMENDRAS



Cuando estaba preparando esta receta que encontré en la red en un blog que se llama Stephie Cooks (food fromd the heart), aquí puedes ver la original, no estaba muy segura de cuál iba a ser el resultado, el aspecto de la masa no invitaba al optimismo, encima salen una cantidad de galletas bastante grande.

Lo cierto es que después de hacerlas nos encantan, están realmente de vicio, no puedes comerte una sola, claro que a mí me encantan las frutas confitadas. Además tenemos que ir gastando estas frutas que son sobrantes de los roscones que hacíamos en la pastelería.



INGREDIENTES

450 gr de fruta confitada (yo he puesto naranja, limón, cerezas, calabaza en verde y en rojo)
250 gr de harina
½ cucharadita de clavo molido
½ cucharadita de nuez moscada
1 cucharadita de canela
1 ½ de bicarbonato de sodio
115 gr de mantequilla
110 gr de azúcar moreno
2 huevos tamaño L
1 cucharada y media de leche
125 ml de zumo de naranja
140 gr de nueces peladas y troceadas
50 gr de almendras garapiñadas (nosotras de Almendras Hernandez)
150 gr de pasas sin semillas.



Precalentamos el horno a 175º con calor por arriba y por abajo.

En un cuenco pondremos las frutas confitadas en trocitos, añadimos un par de cucharadas de harina y mezclamos bien.

En otro cuenco pondremos la harina con las especias, mezclamos y reservamos

Batimos  la mantequilla con el azúcar, añadimos los huevos de uno en uno, luego la leche y el zumo de naranja, después incorporamos la harina, mezclamos bien.





Ponemos la fruta, las nueces y las almendras en trozos en la masa, volvemos a mezclar todo bien, añadimos las pasas y volvemos a mezclar.



La masa no es demasiado consistente.


Vamos poniendo cucharadas de masa en una bandeja, nosotras usamos una cuchara de hacer bolas de helado pequeña, aplastamos un poco, ponerlas galletas un poco separadas porque se expanden bastante.


Cocer unos 16 minutos hasta que estén doradas, dejar enfriar un par de minutos en la bandeja y luego pasar a una rejilla.

Conservar en una lata.




Image and video hosting by TinyPic

sábado, 16 de febrero de 2019

SOPA DE COLIFLOR CON JAMÓN



En invierno apetecen guisos, sopas, en definitiva platos nutritivos y calentitos que nos reconforten de los días grises y fríos.

Tener un caldo de pollo en el frigorífico o en el congelador nos puede ayudar a preparar una fantástica sopa en un periquete, además un caldo de pollo lo podemos hacer con unos cuerpos (carcasas, huesos) de pollo, sale super económico. Mi carnicero, bueno…. Uno de ellos que no se enfade ninguno, Sebastian García me los da buenísimos, además podéis comprar desde toda España, pero mejor que os paséis por aquí y así veis todo lo que Peñaranda de Bracamonte os puede ofrecer.

Hemos puesto un poco de apio también rehogado en la sopa, a mucha gente no le gusta el sabor que tiene el apio, así que si no os gusta lo podéis suprimir, para gustos colores. En vez de zanahoria, que es testimonial para dar un poco de color, la podéis cambiar por un poquito de calabaza.

En cuanto al caldo….. Yo he puesto una parte de caldo de pollo y otra parte de agua, podéis usar también un caldo de verduras o solamente agua.



INGREDIENTES:

700 ml de caldo de pollo
700 ml de agua
½ coliflor pequeña en ramitos
1 puerro
1 patata grande
1 zanahoria
1 ramita de apio (opcional)
 50 gr de jamón ibérico o serrano
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal, pimienta.








Lo primero que haremos es cortar todas las verduras en trocitos, la zanahoria la podéis dejar en rodajas y la coliflor en ramitos pequeños.

Ponemos en una cacerola el aceite y pochamos primero el puerro, el apio y la zanahoria, cuando ya esté un poco pochada añadimos la coliflor y la patata cortada, rehogamos unos 10 minutos más, luego añadimos el jamón cortado en pedacitos.


Cubrimos con el caldo y el agua, cuando empiece a hervir probamos de sal, rectificamos si es necesario y añadimos un poco de pimienta. Cocemos hasta que la coliflor esté tierna. Servir bien caliente.





Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails