viernes, 15 de noviembre de 2019

ALBONDIGAS SUECAS – ALBONDIGAS TIPO IKEA

  

Casi todos los que en alguna ocasión hemos ido a algún Ikea hemos comido las albóndigas suecas con la mermelada de arándanos rojos. Incluso las venden congeladas para que las hagas en casa, pero a mí me apetecía hacerlas yo y por casualidad he encontrado esta super receta en el blog de “Five boys Baker” y no he podido resistirme a hacer la prueba.

Son sencillas de hacer, solo te hace falta conseguir las especias, la mermelada de arándanos rojos y ya tienes tus fabulosas albóndigas tipo Ikea, de todas formas seguiremos yendo a Ikea a ver sus novedades y seguramente volvamos a pedir sus típicas albóndigas.


INGREDIENTES:

Para las albóndigas:
½ cebolla picada en trocitos
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
700 gr de carne picada mezclada
1 trozo de pan seco que rallaremos (arox unos 5 cm)
2 huevos
60 ml de leche entera
1 cucharadita de sal
¼ de cucharadita de pimienta de Jamaica
¼ de cuharadita de nuez moscada
1/8 de cucharadita de cardamomo
½ cucharadita de eneldo.


Para la salsa:
1 cucharada sopera de harina
Un poco de sal
Pimienta molida
125 ml de leche evaporada
500 ml  de caldo de ternera o una cucharada de bovril.


Calentamos el aceite en una sartén, agregamos la cebolla y dejamos pochar hasta que estén transparentes, reservamos.

Ponemos en un cuenco la carne picada, la cebolla pochada, el pan que habremos picado, los huevos, la leche, la sal y las especias, mezclamos bien hasta que integre todo.

Hacemos albóndigas de unos 25 gr cada una, pasamos por harina y freímos con un poco de aceite.

En ese aceite pondremos a dorar la harina, una vez dorada añadimos el caldo de ternera o la cucharada de bovril, la pimienta y la leche evaporada, dejamos cocinar un minuto. Luego pondremos la salsa en la cazuela de las albóndigas y cocemos a fuego lento durante unos 30 minutos.

(En caso de usar bovril, añadir 500 ml de agua).


Servir acompañadas de mermelada de arándanos rojos y patatas fritas.






miércoles, 13 de noviembre de 2019

BUNDT CAKE DE CALABAZA CON JENGIBRE FRESCO





Seguimos en modo otoñal, aunque parece que el invierno se empieza a imponer con fuerza, la calabaza como todos los años sigue dando mucho juego en nuestra cocina, tanto en recetas dulces como saladas.

Los bizcochos de calabaza junto con los de zanahoria son unos de los que más gustan en casa porque quedan muy jugosos, para mí la mejor forma de incorporar la calabaza en la recetas dulces es asándola para que suelte en agua que tiene, de esta forma no le quitamos nada de sabor.

Este bundt cake incorpora una cucharadita de jengibre fresco rallado que le da un sabor espectacular.
La receta original es de Los Tragaldabas no dejéis de pasar a ver el blog porque es precioso, con unas fotazas impresionantes, nada que ver con las mias, y unas recetas de lo más sugerentes.


Para esta receta vamos a necesitar:

450 gr de harina
4 cucharaditas de levadura tipo royal
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de sal
1 cucharada de jengibre fresco rallado
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharadita de nuez moscada
½ cucharadita de clavo molido
225 gr de mantequilla a temperatura ambiente
400 gr de azúcar moreno
4 huevos tamaño L
230 de suero de leche (o 210 de leche con 20 ml de zumo de limón o vinagre)
250 gr de puré de calabaza asada.


Antes de empezar a preparar el bundt cake asaremos la calabaza, la podemos asar entera y luego quitar la piel y las pepitas, escurrir un poco para que pierda algo del agua y triturar, apartar los 250 gr que nos hacen falta y dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Engrasamos un molde de bundt cake grande con mantequilla, luego lo enharinamos, reservamos.

Mezclamos en un cuenco la harina con la levadura, bicarbonato, sal y las especias menos el jengibre, reservamos.

Batimos la mantequilla junto con el azúcar a potencia media unos 3 minutos, después vamos agregando los huevos de uno en uno, no ponemos el siguiente hasta que no esté bien integrado el anterior.

Añadimos la mezcla de harina en tres veces alternando con el suero de leche, batiendo lo justo para que se integre.

Por ultimo añadimos el puré de calabaza y la cucharada de jengibre fresco rallado, mezclamos bien con la ayuda de una espátula.

Vertemos la masa en el molde.

Horneamos unos 55 minutos hasta que al pinchar salga limpio.

Dejamos enfriar en el molde 10 minutos y luego pasamos a una rejilla hasta que se enfríe por completo, podemos servir tal cual o con azúcar glas o con una crema de queso.



lunes, 11 de noviembre de 2019

POLLO EN SALSA DE COÑAC (Interpretación Libre)



Nueva receta del Libro Añoranzas de Eusterio de Juana, esta vez es una interpretación algo libre de una de las recetas ya que en la receta original se hace con un pollo entero y yo he optado por hacerla con  pollo troceado.

La receta original lleva trufas pero yo he optado por no ponerlas, en otro momento espero repetir la receta con ellas, pero aun quitando las trufas el resultado de la receta nos ha gustado mucho, seguiremos haciendo alguna receta más porque salen muy buenas.

INGREDIENTES:

Un pollo troceado
6 cucharadas de aceite de oliva
200 gr de jamón serrano en trocitos
1 cebolla
1 zanahoria
1 puerro
2 tomates grandes
Una rama de tomillo (o media cucharadita del seco)
1 vaso de vino blanco (250 ml)
1 copa de coñac 125 ml aprox
500 ml de caldo de pollo
1 cucharada sopera de harina
Champiñones




Pondremos el aceite en una sartén honda o en una cacerola, salpimentamos el pollo y lo doramos por todos los lados, sacamos a otra cazuela y reservamos.

En la misma sartén salteamos el jamón cortado en daditos, damos solo unas vueltas, sacamos a la cazuela donde tenemos el pollo.

Una vez que saquemos el jamón pondremos a pochar, la cebolla, el puerro y la zanahoria cortados en trocitos pequeños, añadimos también el tomillo, dejamos pochar hasta que la cebolla esté transparente, en este punto añadimos los tomates pelados y picados en trocitos, cocinamos hasta que el tomate este bien hecho y no suelte agua.

Añadimos una cucharada sopera de harina que dejaremos cocinar para que pierda el gusto a crudo, una vez lista añadimos el vino y el coñac, dejamos reducir un minuto, añadimos la mitad del caldo de pollo, dejamos que se cocine unos  5 minutos, trituramos la salsa (yo la paso por el colador para que quede más fina) y la vertemos en la cazuela con el pollo y el jamón, cubrimos con el resto del caldo y dejamos cocinar todo junto a fuego medio unos 30 minutos.

Limpiamos los champiñones, los troceamos y salpimentamos, salteándolos a fuego fuerte en una sartén con un poco de aceite.

Lo ideal sería ponerlos en el guiso 5 minutos antes de acabar la cocción pero yo lo he puesto como guarnición porque en casa hay una persona a la que le sientan fatal los champis.


Servir el guiso bien caliente acompañado de un poco de puré de patatas.










viernes, 8 de noviembre de 2019

GALLETAS FACILES DE MANTEQUILLA PERSONALIZABLES






A los niños les suelen gustar mucho las galletas y en la medida de lo posible es mejor que las hagamos nosotros para asegurarnos que no llevan conservantes, colorantes y demás aditivos. Estas se hacen en un momento y les podemos poner todo lo que nos guste.

A la receta base le podemos añadir lacasitos, chips de chocolate, trocitos de chocolate blanco, almendras, avellanas, frutas secas, frutas confitadas como naranja. Las podemos hacer de vainilla o bien sustituir una parte de la harina por cacao y ya tendremos galletas de chocolate.

En las fotos las podéis ver con Lacasitos y con chocolate, pero también las he preparado de chocolate con avellanas y chocolate blanco. Las posibilidades son muy amplias y solo se trata de experimentar un poquito. También es una forma de que los niños entren en la cocina.

Salen muchas galletas de una masa, así que podemos hacer la mitad con lacasitos y la otra mitad con trozos de chocolate.


Receta básica:

170 gr de mantequilla a temperatura ambiente
150 gr de azúcar
150 gr de azúcar moreno
1 huevo tamaño L
1 yema de huevo tamaño L
1 cucharadita de pasta de vainilla o un sobre de azúcar vainillado
450 gr de harina
1 ¼ cucharadita de bicarbonato
½ cucharadita de sal


Lacasitos
Chips de chocolate o chocolate de postres en trozos.
(Avellanas, almendras, pasas…..etc a elegir)


Batir la mantequilla con los azucares hasta que se integren, añadir el huevo y batir hasta que esté bien integrado, añadir la yema e integrar.

Mezclar la harina con la sal y el bicarbonato.

Añadir la vainilla a la mezcla de mantequilla, después ir añadiendo la harina hasta que esté bien mezclada.

Si queremos hacer dos tipos dividimos la masa en dos, en una añadimos ½ pastilla de chocolate de postres en trozos medianos.

Ponemos un papel de horno en una bandeja y hacemos bolitas del mismo tamaño que aplastamos un poquito. Para las de lacasitos una vez aplastadas las galletas pondremos encima de cada una unos 5 lacasitos aprox.

Cocer en horno previamente calentado a 180º con calor por arriba y por abajo unos 15 minutos. Dejar enfriar un poco antes de pasar a una rejilla.

Conservar en una lata cuando ya estén totalmente frías.



Galletas de chocolate:

quitar 50 gr de harina y sustituir por 50 gr de cacao en polvo puro.



miércoles, 6 de noviembre de 2019

LASAÑA DE CARNE Y ESPINACAS



Hacia un montón de tiempo que no hacia esta lasaña y eso que es una de la que más nos gusta en casa.

La lasaña tradicional con boloñesa nos gusta, pero esta con carne y espinacas salteadas con pasas nos encanta. Es un poco laboriosa de hacer pero cunde mucho así que podéis hacer un par de bandejas y dejar una congelada, lista solo para hornear.

Esta receta tiene varios pasos, por un lado tendremos que hacer las espinacas salteadas con pasas (se le pueden añadir piñones también), por otro el relleno de carne picada, la bechamel, y si usáis placas de lasaña de las que se tienen cocer tendremos que cocerlas primero también.

Vamos por partes.


Ingredientes:

Para la capa de espinacas necesitaremos:
Un par de manojos de espicanas
100 gr de pasas
1 diente de ajo
50 gr de bacón o jamó serrano





Para la capa de carne:
800 gr de carne picada de ternera y cerdo
1 cebolla
1 diente de ajo
Sal, pimienta, nuez moscada, un poco de tomillo
1 cucharada sopera de harina
250 ml de leche

Un litro de bechamel
200 gr de queso emmental o gouda para gratinar.
Placas de lasaña.





Preparamos la bechamel como tengamos costumbre, para darle un poco más de sabor podéis ponerle un poquito de queso parmesano rallado, reservamos.

Las placas de Lasaña si son cocer (son las mejores) las cocemos según indique el fabricante, una vez listas las enfriamos con agua fría y las secamos en un paño limpio. Reservamos.

Hay placas de lasaña que solo precisan remojo, otras que se pueden poder directamente, podéis usar las que más os gusten, de sabor y textura mejor las que se cuecen, por rapidez las que se usan directamente, pero las que solo precisan remojo también son interesantes.
Para preparar el relleno de espinacas primero limpiamos bien las espinacas, las troceamos, lavamos bien y escurrimos.

En una sartén grande o un wok pondremos un poco de aceite, doramos un poco el ajo en trocitos, añadimos las espinacas, damos unas vueltas hasta que pierdan algo de volumen, luego añadimos las pasas, dejamos cocinar hasta que pierdan el agua, por ultimo añadimos el bacón o el jamón. Reservamos.

Para preparar el relleno de carne pondremos en una sartén con aceite el ajo a dorar, cuando empiece a tomar color añadimos la cebolla picada bien pequeña (se puede hacer con la picadora) cuando empiece a dorarse añadimos la carne, un poco de sal, pimienta, nuez moscada y un poco de tomillo.

Dejamos que la carne se sofría bien, una vez sofrita añadimos la cucharada de harina, dejamos que se fría un poco la harina y añadimos la leche, vamos moviendo hasta que el relleno quede cremoso..

Ahora procederemos a montar la lasaña, usamos una fuente de horno rectangular y que sea bastante honda.

Pondremos una pequeña capa de bechamel en el fondo, cubrimos con una capa de pasta, sobre la pasta pondremos una primera capa de espinacas, aproximadamente la mitad, un poco de bechamel, un poquito solo, también un poquito de queso rallado, luego otra de pasta, ahora una de carne (la mitad también), la extenderemos para que cubra toda la pasta, añadimos otro poco de bechamel y queso, volvemos a repetir lo mismo una segunda vez, de manera que nos quedaran dos capas de espinacas y dos de carne. Terminamos con una capa de pasta, sobre esta última capa de pasta pondremos el resto de la bechamel y cubrimos con abundante queso rallado.


Horneamos durante unos 20-25 minutos hasta que el queso esté bien gratinado, dejamos reposar unos 5 minutos antes de servir.




lunes, 4 de noviembre de 2019

BIZCOCHO OTOÑAL DE CALABAZA Y BONIATO




 Después de mucho tiempo sin publicar retomamos el blog con una receta dulce muy en consonancia con la estación en la que nos encontramos. Este bizcocho de calabaza y boniato queda súper jugoso, es sencillo de hacer y además lo podemos personalizar añadiendo además nueces y pasas si es que nos gustan.


Normalmente este tipo de bizcochos se toman con cobertura de crema de queso pero en casa nos gustan sin nada porque quedan menos pesados.

Es un bizcocho para el que usaremos la calabaza y los boniatos previamente asados, lleva diferentes especias que lo hacen realmente delicioso, pero si creéis que no os va a gustar con las especias podéis poner un poco de vainilla solo, aunque sería una autentica pena que lo probéis tal cual porque queda delicioso.


Vamos a necesitar:

250 gr de harina
2 cucharaditas de levadura tipo royal (de las de café)
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
Media cucharadita de sal
240 ml de aceite de girasol
4 huevos tamaño L
200 gr de azúcar moreno
130 gr de azúcar
250 gr de puré de calabaza asada (asar la calabaza y escurrir el agua que suelte)
250 gr de puré de boniato asado
½ cucharadita de nuez moscada molida
½ cucharadita de clavo molido
½ cucharadita de pimienta de Jamaica molida
½ cucharadita de jengibre molido
 2 cucharaditas de canela molida.



Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Preparamos un molde de unos 25 cm de diámetro poniendo papel en el fondo del mismo y engrasando los lados con mantequilla y harina o bien con spray desmoldante.

Mezclamos la harina en  un cuenco con la levadura, el bicarbonato, la sal y todas las especias, reservamos.

Montamos los huevos con los dos tipos de azúcar hasta que estén pálidos y espumosos, agregamos el aceite poco a poco.

Una vez tenemos todo el aceite incorporado añadiremos los purés de calabaza y boniato hasta que se integren bien.

Por ultimo vamos incorporando poco a poco toda la harina hasta que esté completamente integrada pero sin batir en exceso.

Vertemos en la mezcla en el molde y horneamos durante unos 50 minutos hasta que al pinchar en el centro con un palillo este salga limpio.

Dejar enfriar antes de desmoldar.


VARIACIONES:

Podemos añadir pasas remojadas en ron, trocitos de nueces, o pepitas de chocolate, bien todo junto o alguna de estas para tener otro bizcocho diferente.

También podemos servirlo con una crema de queso y de esta forma ya tendríamos una tarta fabulosa.
Espero que os guste.



viernes, 19 de julio de 2019

GALLETAS DE LECHE CONDENSADA Y MERMELADA



Estas galletas de leche condensada se hacen en un momento y están muy ricas, yo  he usado mermelada de melocotón y de fresa caseras, de las que hice hace ya tiempo.

Si no tenéis mermelada casera se puede usar una mermelada de buena calidad industrial, pero siempre es mejor usar ingredientes no procesados industrialmente.

Para estas galletas no usaremos ni cortadores ni rodillo, solo una báscula para hacer bolitas de unos 30 gr para cada galleta.


INGREDIENTES:
250 gr de harina
80 gr de mantequilla fría en trozos
1 cucharadita de extracto de vainilla
175 gr leche condensada
(Si la masa se quedará demasiado dura añadir unas cucharadas de agua máximo 3)
1 cucharadita de levadura tipo royal
Una pizca de sal


En un cuenco pondremos la harina tamizada, la cucharadita de levadura y la sal, mezclamos un poco.
Añadimos la mantequilla cortada en trozos, con un tenedor o con las manos vamos trabajando hasta formar migas.

Luego añadimos la leche condensada y trabajamos con las manos hasta formar una masa suave y blanda (en caso necesario añadir un poco de agua)

Hacer bolitas de unos 25-30 gr poner en una bandeja de horno (con papel) hacer un hueco en el centro para colocar la mermelada.

Poner una cucharadita de mermelada en cada hueco y hornear en horno previamente calentado a 180º durante unos 10-12 minutos.


Dejar enfriar completamente en la bandeja porque la mermelada al estar caliente se saldría de las galletas.


Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 17 de julio de 2019

CROQUETAS DE GAMBAS AL AJILLO



En casa nos gustan las croquetas bien sabrosas y estas desde luego son super sabrosas, son un poco laboriosas de hacer pero el resultado merece la pena, desde luego no tienen nada que ver con las que venden congeladas.

Cuanto mejor sean las gambas mejor quedaran las croquetas claro, pero usando unas gambas de las tipo arroceras ya salen muy ricas.

Hay que preparar la masa el día anterior para que se enfríen bien y sea más sencillo formar las croquetas.


Manos a la obra. Vamos a necesitar:

300 gr de gambas
750 ml de leche
2 cucharadas soperas de aceite de oliva
1 diente de ajo
80 gr de mantequilla
80 gr de harina
Sal, pimienta, un poco de perejil



Pelamos las gambas reservando por un lado las cabezas y las pieles y por el otro la carne de las gambas que cortaremos en trocitos.

En un cazo pondremos dos cucharadas de aceite de oliva, en ese aceite doramos las cabezas y las pieles de las gambas, una vez que estén bien doradas añadimos la leche y dejamos cocer hasta que hierva unos 3 minutos, reservamos.



En una sartén pondremos la mantequilla, en la mantequilla doramos el ajo cortado en trocitos pequeños, luego añadimos las gambas cortadas y una pizca de sal, salteamos las gambas, y sacamos de la sartén. Añadimos la harina y dejamos que haga un par de minutos para que pierda el sabor a crudo.

Luego vamos añadiendo la leche que habremos colado para quitar las cabezas de las gambas (es conveniente aplastar un poco las cabezas para que suelten todo el jugo, lo podéis hacer con la mano del mortero). Ponemos las gambas que habíamos reservado y cocemos la masa hasta que se despegue de la sartén y quede cremosa y consistente.



Pasamos la masa a una fuente, cubrimos con papel film en contacto con la masa, dejamos enfriar completamente antes de poner en el frigorífico hasta el día siguiente.



Al día siguiente formamos las croquetas del tamaño que más nos guste, nosotras las hemos preparado redondas.

Pasamos las croquetas por huevo y pan rallado y freímos en abundante aceite caliente hasta que estén doradas por todos los lados.

Image and video hosting by TinyPic

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails